martes, 27 de septiembre de 2016

Levanta la mirada.

Este poema heptadecasílabo (17 sílabas por verso) es una llamada al disfrute de la vida en su plenitud. Subidas y bajadas… pero al final todo se resumen en una vida.

Levanta la mirada.

Llega un punto de nuestra vida que nada tiene importancia
luchas por la salud de tu familia, no importa que digan.
He visto luchar a lobos fieros en cualquier circunstancia
y abrazos entre malos hermanos, aunque no se lo pidan.

A veces lo damos todo por dado y nos falta el candado
que une a las personas y separa el daño que hemos causado.
Haré caso a quién está conmigo, compartió los obstáculos,
anduvo por mis caminos y provocó en mí mil estímulos.

Soy de los que nunca pierden, puesto que soy de los que insisten,
de los que no importa cuánto caigan, sino cuanto resisten.
He disfrutado sonrisas y de mis momentos más tristes
No le des más vueltas a la vida, pues se va en un despiste.

¿Ves el futuro gris? No planeo, vivo un presente mágico:
tarareo canciones divisando todas mis opciones:
vivir entre cartones y no mentir por bienes metálicos.
No podemos dejar que los ladrones pinten corazones.

Estribillo:
Levanta la mirada, mira, ves el regalo, es la vida.
Cada intento de joderla siempre nos fatiga y castiga.
La prensa atosiga; la música te da lo que le pidas,
ella tiene infinitas alternativas, alternativas.

Levanta la mirada, mira el regalo que es nuestra vida.
Porque, aunque tu vengas de donde vengas, ibas a donde ibas,
y digan lo que digan, sigan, ¡Sigan! Y siempre hacia arriba.
Ella tiene infinitas alternativas, alternativas.

Levanta la mirada, mira, ves el regalo, es la vida.
Parques llenos de sonrisas, de niños que juegan sin prisas,
de besos y abrazos por allá por donde quiera que pisas
parejas caminan, felicidad es la única premisa.

La negatividad está construida por automatismos,
repetimos cientos de patrones sin ser nosotros mismos.
Nuestros llantos y nuestros gritos nos provocan cataclismos:
nos hacen ver paisajes como si fuesen grandes abismos.

Nunca tendremos dudas si tenemos las cosas bien claras.
Lámparas disfrazadas quitan la obscuridad de la cara.
Palabras fotografían, son cámaras esperanzadas
por atrapar el mejor instante: personas abrazadas.

Primavera en el ambiente por bienestar en el semblante.
flores sonrientes en una sociedad donde no hay personas,
son seres de diferentes zonas convertidos en gente
que están caminando en prados verdes siempre que están a solas.

Estribillo:
Levanta la mirada, mira, ves el regalo, es la vida.
Cada intento de joderla siempre nos fatiga y castiga
la prensa atosiga; la música te da lo que le pidas,
ella tiene infinitas alternativas, alternativas

Levanta la mirada, mira el regalo que es nuestra vida.
Porque, aunque tu vengas de donde vengas, ibas a donde ibas,
y digan lo que digan, sigan, ¡Sigan! Y siempre hacia arriba.
Ella tiene infinitas alternativas, alternativas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario